COLOREE EL BLOG

gadgets para blogger

17 mar. 2013

El papa, Chávez y la paradoja del diablo


No se si el titulo de lo que estoy por escribir  es una maña publicitaria para que me lean. No lo sé, solo espero no estar escribiendo cantinfladas  y que de algún modo se relacione él titulo con estas palabras.
El tema religioso  abordarlo de diferentes ópticas siempre suscitara polémica sean cuales sean las creencias  de los individuos. Respeto cada creencia, pero no es irrespeto,  criticar a quienes considero verdadera bazofia de inútiles. Yo, Al igual que  usted debe estar rodeado de familiares católicos y  evangélicos y de todas las denominaciones cristianas habidas y por haber. Antes aclaro, soy temeroso de Dios y cuando tengo que enfrentar alguna dificultad mis pasos y cargas las pongo en él. A pesar de encontrar ideas y pensamientos ateos muy atractivos, siempre desisto en ir tras ellos y más bien detesto, cuando ateos fanáticos   no se les escapa la oportunidad de burlarse de algunos cristianos, haciéndose pasar por grandes genios que lo saben todo, sin darse cuenta que también son religiosos de algún modo. Conozco muchas personas que en la biblia han aprendido a llevar un modo de vida ejemplar, eso lo admiro.
Recientemente he visto como  han elegido al papa, siempre me ha parecido tan ridículo desde que tengo  uso de razón   ver esos protocolos católicos, repito, me parece tan ridículo como lo fueron las pelucas de las  instituciones europeas del siglo XIV a los   ropajes rojizos, morados, escarlatas y rosados que no es nada un grupo de mariposas monarcas en  un bosque de Morelia México, que estos cardenales en la basílica de San Pedro, Roma. Y allí están muchos protectores de pedófilos y violadores ocultando pecados en sus ridículas prendas y caras santificadas. No los estoy metiendo a todos en el mismo remolino, hay sacerdotes admirables  y verdaderos apóstoles de Cristo. Pero solo mencionar un par de  escándalos de la iglesia católica hondureña; el asesinato del chofer de un sacerdote en Tegucigalpa,  las agresiones del cacardenal rodriguéz (recuerden personas sin importancia no merecen la mayúscula) a periodistas, el apoyo de este pelado y  no prelado de la iglesia católica al golpe de  estado, basta solo eso  para desterrarlos de la mente.
La religión si que lo puede volver idiota en un instante. Miraba en un video realizado por una dominación evangélica sobre la muerte de Hugo Chávez, a quien le adjudican su muerte a una supuesta maldición por  agredir con palabras fuertes a Israel, “el pueblo amado de Dios”, algo de lo que me mantengo escéptico completamente ya que todos los pueblos deberían ser escogidos de Dios, para amarle y vivir en amor. Eso sería como decir que la muerte de Jesucristo quien llamó hipócritas a los fariseos judíos se debió a una maldición. Es ridículo semejante argumento. Por supuesto que Chávez no es Jesús, pero siendo Jesús mas importante que cualquier ser que haya existido en el mundo la ridiculez de tal argumento se hace mas grande todavía.

En fin uno queda sorprendido con tantas sectas ridículas,  allí tenemos a un tal Jesús hombre, tatuando a cuantas animas se les pongan enfrente. Cada vez estoy más convencido que necesitamos un meteorito mas grande que el de los dinosaurios tal vez solo así desaparece tanta  idiotez. Pero esa es nuestra realidad.
A propósito de eso, leía hace poco en el libro: ¿Que tan real es la realidad?  Escrito por Paul Watzlawck algunas paradojas  sobre como percibimos la realidad, y por ser contradictoria a un Dios omnipotente  la llamé la paradoja del diablo, le advierto que si quiere resolverla corre el riesgo de volverse un desquiciado mental, la paradoja es:
¿Puede un ser omnipotente crear una piedra tan pesada que aun ese ser no pueda levantarla?
Si hace esa piedra tan pesada que no pueda levantarla, pues no podría ser omnipotente ya que no podría levantarla y si la puede levantar entonces no la hizo tan pesada por lo que no podría ser omnipotente.
No me pregunte soluciones que podría terminar en un manicomio si  intento darles respuestas.

Ahora bien siempre me he preguntado sobre algo; Si Dios lo sabe todo, es decir conoce mi futuro, entonces de que sirve luchar por lo que quiero ser si ya esta todo determinado. Pero si alguien en  el futuro es un asesino ¿qué culpa tiene?

Me conformo en darme  la siguiente solución;  Dios conoce dos  posibles futuros míos, en cualquiera de los dos él que elige soy yo,  él me da la elección; la píldora azul o la píldora roja y  yo solo tengo  un camino por  el cual decidirme a emprender la marcha.

Escrito  por Josué Edmundo  Polanco